Albóndigas con sepia

Está receta siempre ha sido un éxito en la comidas y cenas que he ofrecido en casa. Albert presumía de tupper en el trabajo cuando todavía comía carne 😉

Recientemente he tenido la oportunidad de colaborar en unos maridajes con mi primo Joan Ayra, donde esta receta se ha vuelto imprescindible para maridar con vinos e incluso con vermut!

El máximo secreto… la calidad de las albóndigas y de la sepia. Vale la pena comprar buen producto para esta receta.

INGREDIENTES

Para 6 personas

  • 800g albóndigas 100% de ternera
  • 1 sepia grande a dados regulares
  • melsa de la sepia
  • 3 cebollas medianas a dados
  • 1 ajo grande a daditos
  • 3 cucharadas de tomate rallado o una cucharadita de concentrado de tomate
  • ½ copa de cognac
  • 1,5 de agua mineral o mitad de agua y mitad de fumet de pescado
  • ½ copa de vino blanco (opcional)
  • Para la picada: 10 almendras, 10 avellanas, 1 ajo, 1 rebanada de pan tostado
PREPARACIÓN
  1. Sellar las albóndigas para retener los jugos hasta que estén doradas. Podemos hacerlo o bien en una cacerola con aceite o en una placa en el horno con un chorrito de aceite (200º) Reservarlas.
  2. Poner el agua o fumet a calentar. Cuando hierva, añadir el vino blanco.
  3. En la misma cacerola donde hemos dorado la albóndigas y aprovechando el aceite (colarlo si tiene mucho pan rallado), cocer la sepia unos 7 minutos a fuego medio y con la tapa para conservar los jugos. Reservar.
  4. En el mismo aceite, sofreir el ajo y la cebolla. Dejar que cuezan a fuego medio hasta que esté transparente.
  5. Añadir la melsa y el tomate y dejar que evapore el agua. Cuando empieza a dorar y a pegarse, desglasar con el cognac y dejar un poco para que evapore el alcohol.
  6. Añadir las albóndigas y sepia que teníamos reservadas y añadir el agua o fumet que tenemos hirviendo. Mezclar bien.
  7. Cocer tapado a fuego medio-bajo durante 20′, removiendo de vez en cuando.
  8. Mientras, preparamos la picada. En un mortero, machacar el ajo hasta obtener una pasta fina. Añadir los frutos secos y machacar. Finalmente añadimos el pan tostado y hacemos lo mismo.
  9. Pasados los 20′, añadimos la picada a la cacerola y lo dejamos cocer 5′ a fuego muy bajo y ya estará listo.

*Esta receta, como la mayoría de recetas tradicionales de cuchara, está más bueno de un día para el otro, porque los sabores se impregnan más.

1Comentario

Deja un comentario